Por qué me sigo formando en feminismo para mejorar mi terapia (Parte III)

Hola, animal emocional. Este es el tercero y último post de mi serie sobre feminismo.

Hoy os quiero hablar de una mujer a la que admiro profundamente y con la que he tenido la suerte de charlar a través de las redes. Ella es Eugenia Tenenbaum.

Eugenia es licenciada y profesora en Historia del Arte y lo que denominaríamos activista feminista en Instagram. Eugenia decidió, harta del establishment académico que no ofrecía espacio a las mujeres artistas a lo largo de la historia, ofrecer un curso a través de las redes sobre “Historia del Arte con perspectiva de género”. En él, entiendes las dinámicas que suceden en el ámbito académico que ha ninguneado a las mujeres artistas y conoces nombres y obra de las grandes creadoras de arte de los últimos siglos. Es un curso maravilloso y que te remueve. Nada fácil para tu mundo emocional.

 

 

¿Por qué me ayuda saber de arte a mi terapia con vosotras? Cursé Historia del Arte en instituto y universidad. Pero esto es otra historia, nunca mejor dicho.

Adentrarme en la realidad del desprecio de la academia hacia a las artistas mujeres, conocer el ninguneo de los artistas hombres hacia sus compañeras femeninas y borrarles del mapa, surfear los motivos de envidia y patriarcales para colocar a la mujer en un segundo plano aunque gozara de habilidades artísticas mayúsculas ha sido un despertar nuevo en mi conciencia femenina.

Ahora cuando una clienta me habla de sus pasiones también sé que está hablando desde un lugar del “no merezco”. Porque claro, el ser mujer nos ha empujado a callarnos, a escondernos, a no hablar de nosotras mismas y de nuestras capacidades. Y esto, amigas, es historia, es política y es patriarcado. Y así he querido conocerlo y estudiarlo. Para acompañaros mejor, para hablaros mejor, para cuidaros y empoderaros mejor.

Llegué al fin de esta serie de posts de final de año en la que he me detenido a hablar sobre mi pasión: el empoderamiento de la mujer. Espero que os haya gustado y que os haya interesado conocer (si es que no las conocíais ya) a estas mujeres maravillosas, que , como yo, nos cuidan, nos acunan, nos empoderan y nos ayudan a transitar como mujeres en este mundo tan complejo.

Gracias por llegar hasta aquí. Un beso enorme, animal emocional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *