696835708 | info@elanimalemocional.com

LOGO ANIMAL EMOCIONAL

Cómo combatir la adicción a WhatsApp

Entrevista en el Canal 24 horas de RTVE

Si alguna vez te has planteado si padeces de adicción a WhatsApp, este artículo te interesa. Y es que el pasado veinticuatro de febrero estuve departiendo con Beatriz Pérez-Aranda en el canal 24 horas de RTVE sobre la forma en que nos ha cambiado la vida esta popular aplicación que en 2024 ha cumplido 15 años.

WhatsApp ha hecho que dependamos un poquito más que antes de esa dopamina que segrega nuestro cerebro cuando recibe información de nuestros familiares y conocidos. Las redes sociales hacen que tengamos más facilidades a la hora de comunicarnos entre nosotros pero, por otro lado, nos han convertido en adictos a la tecnología porque lo cierto es que no nos imaginamos la vida sin WhatsApp; de hecho, el peor castigo que los padres pueden infringir a sus hijos a día de hoy es dejarles sin teléfono móvil.

Los cambios de hábitos a la hora de comunicarse que ha introducido esta aplicación se hacen todavía más evidentes en los adolescentes, que llevan conviviendo toda su vida con esta aplicación. Muchos de ellos han desarrollado cierta ansiedad a la hora de hablar por teléfono y lo evitan. Para ellos es inconcebible esa época en la que la generación de sus padres tenían que llamar directamente a la casa de sus amigos para poder hablar. Hay cierta fobia a la comunicación directa, a fallar, a equivocarse. Hablar directamente les genera vergüenza y ansiedad, porque cualquier fallo puede remitir a un estado de rumiación en el que se vuelve una y otra vez a lo que deberías haber dicho en lugar de lo que dijiste. Por eso, han desarrollado una preferencia por el texto o, con cada vez más frecuencia, las notas de voz, lo que resta espontaneidad a la hora de relacionarse. 

Pero aunque sea más significativo en ellos, no se trata de un problema exclusivo de los más jóvenes. A día de hoy, todos compartimos esa ansiedad social que nos generan las redes sociales. Porque si es cierto que hay estudios que indican que los adolescentes dedican al día un 45% de media al teléfono móvil, en el caso de los adultos ya está en un 30%. Todos cada vez estamos en más grupos de WhastApp, ya sean relacionados con el trabajo, el ocio, los amigos, la familia… Esto implica que pasemos más y más tiempo sumergidos en la comunicación sin darnos cuenta de ello en muchas ocasiones.

Por eso, es necesario que tomemos conciencia de que estamos desarrollando una adicción al WhatsApp y comprendamos lo que conlleva: esta permanente conexión a nuestros teléfonos móviles dificulta el descanso y aumenta la ansiedad, el miedo y la necesidad de control. Pasar el día enganchado a recibir información y recompensas influye en nuestras relaciones personales y sentimentales: mientras que antes estábamos acostumbrados a dejar pasar el tiempo hasta que llegase esa carta o esa llamada, ahora todo tiene que ser inmediato. Una buena herramienta para combatir esta dependencia es crear plantillas en las que planificar cuánto tiempo te vas a conectar al día. También existen aplicaciones que pueden controlar y limitar tu tiempo de conexión.

Pero sobre todo, es necesario recordar las razones por las que debemos combatir esta adicción y recuperar poco a poco el equilibrio en nuestra forma de relacionarnos: volver a los abrazos y al contacto interpersonal, tanto a nivel físico como verbal. Y es que una buena conversación entre amigos a veces es la mejor solución para combatir la ansiedad.

Si te has quedado con ganas de saber más sobre la adicción a WhatsApp, puedes ver el vídeo con la entrevista íntegra que hice en el canal 24 Horas. Y si aún sigues teniendo dudas, puedes escribirme y contarme qué es lo que te preocupa. Estaré encantada de ayudarte.